LA PUERTA ABIERTA A LO REAL

 In "Emergencia de un Real efectos en el sujeto"

LA PUERTA ABIERTA A LO REAL

PATRICIA MUÑOZ, AME, Miembro del Foro de Medellín.

 

Foro de Medellín, 14 de Abril de 2020.

Al inicio de esta situación estaba confundida, como paralizada, pero me embargaba una sensación, lo afortunada que era al tener la oportunidad de vivir este acontecimiento. Me sentía culpable de tener ese sentimiento y al compartirlo con una amiga que vive al otro lado del océano, noté su sorpresa, aunque prudentemente no me dijo nada. A medida que pasa el tiempo se refirma en mí esa sensación. Creo que a eso se debe el nombre que doy a mis reflexiones, el coronavirus me abre la puerta a lo real.

Hay varios reales, por eso tengo que aclarar que no se trata aquí del real que cada uno cierne hacia el final del análisis, sino del Real de la naturaleza.

El coronavirus es un real que nos viene de afuera, desconocido, un sin sentido que irrumpe de manera traumática. Es un fenómeno de la naturaleza que sigue sus propias leyes. Produce perplejidad, incertidumbre, miedo, y necesitamos tiempo para asimilarlo, no podemos comprenderlo. Sin embargo, siempre necesitamos darles sentido a las cosas, por eso aparecen teorías de la conspiración (Estados Unidos, dicen unos, otros dicen que fue China) o un complot para matar a la humanidad y cambiar el orden mundial. Me pregunto, Si ya no hay hombres, ¿cuál orden van a cambiar?, también puede dársele un sentido religioso, es un castigo de Dios. Pero que quede claro que lo real no tiene ningún sentido.

Intentaré hacer un análisis desde el psicoanálisis de lo que pasa actualmente. El COVID – 19 se ha propagado por el mundo gracias a la globalización, a los avances del transporte, a las facilidades del turismo en general. No respeta fronteras, ni razas, ni clases sociales. Esta propagación ha obligado a los gobiernos a tomar medidas de excepción, que limitan la libertad del individuo no solo a los gobiernos, socialistas sino también a los demócratas.

Cada discurso trata de manera específica el real al que se enfrenta y tiene un límite en cuanto a lo que puede tratar. El discurso científico trata de encontrar la cura, pero recordemos que la ciencia es una ideología de la supresión del sujeto. Me pregunto ¿Realmente les interés salvar a los ciudadanos? Es evidente la demora de algunos gobiernos para tomar medidas. Es como si el dilema fuera: la vida o la economía.

Se sabe que por lo menos un 70% de la población se infectará. Y que es necesario adquirir inmunidad, pues el brote puede retornar. El virus seguirá detrás de la puerta.

El real produce un efecto de despertar, nos dice Lacan, nos despierta de la manera como se organiza la vida social en nuestra época. Lo constatamos en la cantidad de reflexiones que se han producido desde todos los campos del saber desde el inicio de la crisis. No sólo reflexiones, acerca de la solidaridad, la resiliencia, el optimismo, también pronósticos de cataclismo económico y social, que generan un contagio peor que el del virus, exacerbado por los medios de comunicación virtuales.

El estatuto de un discurso se sitúa con el vínculo social al cual se someten los cuerpos que, este discurso, loabitan. Los lazos sociales son propiciados por los discursos y sus semblantes, pero los discursos establecidos ya no funcionan como antes y el discurso capitalista subordinado por la ciencia tiene como efecto deshacer esos los lazos. ¡No es raro entonces que se propenda ahora por la solidaridad!

Recordemos ahora, la referencia de Lacan en La Tercera, cuando hablaba de la Ciencia –ficción, hacía referencia a la angustia de los científicos que temían que las bacterias de los laboratorios se colaran por debajo de la puerta. Temen que esas bacterias borren toda la experiencia sexuada, borrando al parlêtre, pero le parece cómico este ataque de responsabilidad ya que la vida misma es una infección.

Continuando con mi análisis, voy a tomar ahora una frase de Lacan “lo colectivo no es nada sino el sujeto de lo individual”[1] Muchas veces nos apoyamos en esta frase de Lacan para justificar nuestras reflexiones sobre lo que pasa en lo social, sin tener en cuenta la época en que fue dicha, ni los avances posteriores en su teoría, Lacan no se desdice, es raro que lo haga, entonces tomamos todo como si siguiera siendo posible sostenerlo, pero no es así, pues sus desarrollos sobre los discursos nos demuestran lo contrario.

Tenemos que tener en cuenta que los efectos del discurso son diferentes a los efectos del lenguaje, los del lenguaje son la división subjetiva y la castración y éstos no son históricos, ni coyunturales, ni los de una época determinada. Lo Real del sujeto hablante es trans-histórico. cada discurso trata de manera específica un real, ninguno es totalizante siempre es parcial, tiene un límite.

El discurso analítico toca lo real con la lógica, topándose con lo real como imposible, además esclarece a los otros discursos y el inconsciente participa en la dinámica que precipita la báscula de uno de esos discursos al otro.

La política es la moral del amo, se trata en ella de hacer el bien y del poder que manda a continuar trabajando; por otro lado, el sueño burgués es el confort y la comodidad; en cambio, la zona del deseo de la que se ocupa el analista, implica renunciar al poder, al bien y al confort. No se trata del optimismo que cree en un pasado o un futuro mejor. Debemos hacer un esfuerzo por mantener la posición del analista, o sea tener claro aquello que nos concierne como analistas. Lo cual no quiere decir mantenernos indiferentes, ni neutros, pero hay que tener cuidado de no comprometernos como persona con un deseo de ayudar, de solidaridad, de mantener el lazo y todos los deseos de buena voluntad, errores que según Lacan son los más imperdonables. Corremos el riesgo de hacer pasar la demanda de nuestro lado, en detrimento del deseo del analista.

Lacan dice “El inconsciente es la política” ¿qué quiere decir? se trata de hacer emerger el inconsciente en la cura. La política del psicoanálisis es una política del deseo y orienta el acto analítico. La política del analista tiene que ver con su función, nada que ver con su persona, se trata de la Ética del inconsciente, ética del deseo, en la medida que es una política del síntoma.

 

Nota:

Tomé ideas de El Atolondradicho, La Tercera y Radiofonía, pero no son textuales.

Y de la ponencia de C.S. Seminario del 6 abril 2020 – Forum du Champ Lacanien du Libano, titulada: “La Política y la “política del psicoanálisis”

[1] Lacan J. El tiempo lógico y el aserto de certidumbre anticipada, un nuevo sofisma. en Escritos 1, p. 203.nota 7. 1945.

Total Page Visits: 196 - Today Page Visits: 3
Recent Posts

Dejar un comentario